La revolución de la cocina

La cocina, el lugar favorito y núcleo central de muchas viviendas, no solo por ser el espacio en que más tiempo se pasa, sino porque ha llegado a concebirse como el punto donde se conectan las funciones principales del hogar. Pero ¿Cómo paso todo esto? ¿Desde cuando cambiamos la forma de concebir la cocina como un espacio únicamente para cocinar?

 

 

 

 

La cocina fue por muchos años un espacio destinado únicamente a la preparación de alimentos. Al ser un espacio cerrado no permitía la interacción con otras personas. Además la falta de espacio para almacenar utensilios disminuía drásticamente el espacio con que se contaba, haciéndolo tan agobiante que pasábamos dentro de este la menor cantidad de tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, en las ultimas décadas el diseño de interiores ha creado una revolución que ha permitido generar un cambio en el espacio. Uno de los pasos más importantes fue abrir el espacio al resto de la vivienda, ya que esto ha logrado unificar en un solo ambiente: la cocina, el comedor y en algunos casos el salón. Como resultado a esto: una sensación de mayor de amplitud y compañía, donde es posible tener varios integrantes de la familia realizando diferentes actividades o ¿Por qué no? Un espacio donde reunirse con amigos a tomar algo mientras se cocina.