Cartagena

Madrid

Cuando visitamos la vivienda con el inversor nos encontramos una vivienda muy deteriorada y oscura debido a los tabiques que separaban pasillo, cocina y salón. Para optimizar la luz y el espacio del inmueble optamos por unificar la cocina y el estar-comedor, lo que permitió aprovechar el espacio  antes destinado exclusivamente al pasillo y dar una gran sensación de amplitud. La cocina que antes era diminuta y ocupaba un espacio secundario pasó a formar parte del corazón de la vivienda.

Inicialmente la vivienda tenía un único baño, para mejorar la salida a mercado añadimos un baño completo en suite a una de la habitaciones a parte del baño social. Finalmente conseguimos nuestro objetivo y tras la intervención se aumentó de forma considerable la plusvalía del inmueble, quedando amortizada la inversión de la reforma y decoración.