García Luna

Madrid

El reto de este proyecto era convertir un antiguo y deteriorado locutorio en una vivienda. Al tratarse de un proyecto en el que la rentabilidad era el objetivo principal, debíamos utilizar soluciones que aunque sencillas consiguieran una estética que facilitara la comercialización de la vivienda.

La distribución del estudio es muy básica, pero resuelve completamente todas las necesidades de una vivienda. Cobra especial protagonismo la utilización de los paneles de madera OSB, un material económico y versátil tanto para el forrado de paramentos como para la realización de mobiliario. La gran altura del local se aprovechó para descolgar una estantería que potencia la sensación de espacio y hace las funciones de separador de estancias. Además permitió crear un pequeño altillo que puede destinarse a almacén e incluso puede convertirse en un improvisado dormitorio de invitados.